logo.6.png

¿Sabías qué?

Cómo pasa con la salud física, cuando antes se recibe ayuda para tratar las alteraciones emocionales, más posibilidades hay de recuperarse. Leer más...

Adolescencia

Los cambios físicos que experimentamos provocan que:
  • Necesitemos dormir más; necesitamos un mínimo de 8 horas de sueño cada noche para rendir al máximo.
  • Nos preocupemos más por nuestro físico, la imagen personal y el ritmo de crecimiento de nuestro cuerpo.
  • La comparación en la evolución física de los compañeros nos puede hacer experimentar inseguridad.
  • Durante un tiempo nos volvemos más torpes; podemos tener tendencia a perder cosas o estropearlas. El crecimiento rápido de extremidades, altura y peso son los responsables, pero prestando más atención a aquello que hacemos, podemos reducir al mínimo estos problemas.
  • Pueden resultar incómodas las muestras de afecto de los padres (sobre todo con las del sexo contrario).
  • Aumenta la curiosidad sobre nuestra sexualidad; intentamos esclarecer las dudas referentes a este tema. 

Los cambios en la manera de pensar comportan:
  • Tener más consciencia de quiénes somos: nuestra manera particular de pensar, sentir o comportarnos en las diferentes situaciones de la vida, da respuesta a la pregunta: ¿Cómo soy yo?
  • Que estemos más atentos a lo qué piensan los otros sobre nosotros. Encontrar el equilibrio entre la necesidad de gustar y ser fieles a nosotros mismos, puede resultar complicado.
  • Una tendencia a ser demasiado optimistas; creemos que las desgracias sólo les pasan a los demás, y por tanto, podemos ponernos en situaciones de riesgo grave como conducir borrachos o subir al coche de alguien que lo está, practicar sexo sin protección, o practicar deportes de riesgo sin medidas de seguridad.
  • Un aumento de la importancia de tener la razón o del concepto de justicia. Nos gusta ponernos a prueba encontrando las incoherencias en los discursos de los adultos y sus decisiones pueden ser juzgadas, a veces, desde un punto de vista muy radical. 

Los cambios físicos y en la manera de pensar influyen en nuestras relaciones sociales:
  • Comenzamos a interesarnos por el sexo y se dan las primeras experiencias.
  • Según el grupo de amigos con el que nos movamos nos pueden llevar a experimentar con el consumo de sustancias legales o ilegales.
  • Podemos sentir la necesidad de cambiar nuestra imagen según el perfil de un determinado grupo: “tattoos”, “piercings”, ropa,…
  • Mayor interés por el bienestar de los demás que nos puede llevar a trabajar por causas altruistas: formar parte de una ONG o realizar voluntariado,...
  • Más ganas de participar y experimentar en actividades como ir a un “Esplai”, la práctica de un deporte, o el aprendizaje de algún tipo de trabajo artístico (dibujo, música,...).
  • A veces nos sentimos atraídos por personajes públicos a los que admiramos por sus habilidades personales, sus valores o por su talento artístico.

Aquest lloc web utilitza cookies perquè gaudeixis d'una millor experiència d'usuari. Més informació