logo.7.png

¿Sabías qué?

Las personas con un trastorno mental son generalmente más víctimas que autoras de actos violentos. Leer más...

Adolescencia

Los cambios físicos que experimentamos provocan que:
  • Necesitemos dormir más; necesitamos un mínimo de 8 horas de sueño cada noche para rendir al máximo.
  • Nos preocupemos más por nuestro físico, la imagen personal y el ritmo de crecimiento de nuestro cuerpo.
  • La comparación en la evolución física de los compañeros nos puede hacer experimentar inseguridad.
  • Durante un tiempo nos volvemos más torpes; podemos tener tendencia a perder cosas o estropearlas. El crecimiento rápido de extremidades, altura y peso son los responsables, pero prestando más atención a aquello que hacemos, podemos reducir al mínimo estos problemas.
  • Pueden resultar incómodas las muestras de afecto de los padres (sobre todo con las del sexo contrario).
  • Aumenta la curiosidad sobre nuestra sexualidad; intentamos esclarecer las dudas referentes a este tema. 

Los cambios en la manera de pensar comportan:
  • Tener más consciencia de quiénes somos: nuestra manera particular de pensar, sentir o comportarnos en las diferentes situaciones de la vida, da respuesta a la pregunta: ¿Cómo soy yo?
  • Que estemos más atentos a lo qué piensan los otros sobre nosotros. Encontrar el equilibrio entre la necesidad de gustar y ser fieles a nosotros mismos, puede resultar complicado.
  • Una tendencia a ser demasiado optimistas; creemos que las desgracias sólo les pasan a los demás, y por tanto, podemos ponernos en situaciones de riesgo grave como conducir borrachos o subir al coche de alguien que lo está, practicar sexo sin protección, o practicar deportes de riesgo sin medidas de seguridad.
  • Un aumento de la importancia de tener la razón o del concepto de justicia. Nos gusta ponernos a prueba encontrando las incoherencias en los discursos de los adultos y sus decisiones pueden ser juzgadas, a veces, desde un punto de vista muy radical. 

Los cambios físicos y en la manera de pensar influyen en nuestras relaciones sociales:
  • Comenzamos a interesarnos por el sexo y se dan las primeras experiencias.
  • Según el grupo de amigos con el que nos movamos nos pueden llevar a experimentar con el consumo de sustancias legales o ilegales.
  • Podemos sentir la necesidad de cambiar nuestra imagen según el perfil de un determinado grupo: “tattoos”, “piercings”, ropa,…
  • Mayor interés por el bienestar de los demás que nos puede llevar a trabajar por causas altruistas: formar parte de una ONG o realizar voluntariado,...
  • Más ganas de participar y experimentar en actividades como ir a un “Esplai”, la práctica de un deporte, o el aprendizaje de algún tipo de trabajo artístico (dibujo, música,...).
  • A veces nos sentimos atraídos por personajes públicos a los que admiramos por sus habilidades personales, sus valores o por su talento artístico.

Aquest lloc web utilitza cookies perquè gaudeixis d'una millor experiència d'usuari. Més informació