logo.5.png

¿Sabías qué?

Está demostrado que el cánnabis puede afectar al cerebro de un joven que consume de forma continuada. Leer más...

Conductas saludables

Unos buenos hábitos de higiene nos permiten mantener una mejor salud física y facilitan la convivencia con los demás.

La piel es la barrera que impide el paso de los gérmenes a nuestro organismo y contribuye a la regulación de la temperatura corporal mediante la sudoración. Estos procesos, entre otros, provocan un olor desagradable y favorecen el desarrollo de gérmenes y enfermedades.

Es recomendable ducharse diariamente con agua y jabón, sobre todo en días calurosos o después de una práctica intensa de ejercicio físico. Prestaremos especial atención a las axilas, ingles, la zona genital y anal, las manos y los pies.

Las manos tendrían que ser lavadas con una mayor frecuencia puesto que pueden ser transportadoras de gérmenes y bacterias que pueden provocar conjuntivitis, herpes o infecciones estomacales, entre otros. Sería recomendable lavarlas antes de comer y después de ir al lavabo o de jugar al aire libre.

Además, tenemos que prestar atención a las uñas de manos y pies. Su cura incluye cortarlas periódicamente. De manera general, se aconseja recortar las uñas de las manos una vez por semana y las de los pies 1-2 veces al mes.

Por último, en relación a nuestra higiene bucal, un cuidado adecuado evita el mal aliento, la caries u otras infecciones. Los alimentos y bebidas dejan residuos que al fermentar favorecen la aparición de estos procesos.

Por norma, tendríamos que lavarnos los dientes después de cada comida durante 2-3 minutos con un cepillo adecuado. El uso de hilo dental o de un elixir bucal sería aconsejable para complementar nuestra higiene bucal.

Aquest lloc web utilitza cookies perquè gaudeixis d'una millor experiència d'usuari. Més informació